El clóset de.. Ilse Neri Mijangos

Soy Ilse, una mexicana entusiasta, risueña, viajera, eufórica, a veces obstinada, amante de la cocina, de los idiomas, de la música y por supuesto, de los textiles tradicionales.

Me encanta bailar salsa, aprender de todo, visitar sitios nuevos, probar comidas desconocidas… soy incansable.

image3.JPG

 

¿Dónde vives?

Vivo en la Ciudad de México

¿A qué te dedicas?

Soy internacionalista en la Dirección General de Relaciones Internacionales de la SEP. En la DGRI, nuestra misión es promover la cooperación y el intercambio científico, educativo, cultural, técnico y artístico entre México y otros países.

¿Por qué te gusta la ropa tradicional?

La ropa tradicional es parte fundamental de mi identidad como mexicana. Cada que veo una prenda que no conozco, la investigo por todos lados; pregunto a los artesanos o a los vendedores hasta que llego a los orígenes del textil.

Es por eso que me gusta, porque me genera una fascinación por saber quiénes la elaboran y por qué, en qué regiones de México, qué técnicas emplean para su elaboración, cuánto tiempo toma hacer una prenda, cuánto tiempo llevan haciéndola y usándola, si la usan cotidianamente o si es una prenda de gala. En conjunto, usar la prenda y el conocimiento que adquiero, me hacen sentir más cerca de las raíces de mi tierra, más cerca de México.

Además, me encanta que cuando alguien me pregunta acerca de alguna prenda, puedo platicarle la historia, los usos y las costumbres del sitio donde fue elaborada.

¿Cómo consigues estas prendas? ¿Dónde?

En realidad, he adquirido mi ropa tradicional por todos lados: en ferias o exposiciones, en bazares, por internet, en showrooms de diseñadores, hasta en el mercado de la colonia.

Mi recomendación es comprar directamente con los artesanos o a través de cooperativas. Hay también marcas y diseñadores que trabajan conjuntamente con artesanos y bordadores. Siempre me aseguro que sea comercio justo.

En cuanto a marcas, mis preferidas son: Kalbelia, REGIÓN, Denisse Kuri, Juan Manuel Bautista, Fábrica Social e Hilo de Nube. Todas son muy distintas y tienen cosas fantásticas, verdaderas obras de arte.

¿Cuáles son tus criterios de selección para prendas artesanales?

La verdad es muy difícil a la hora de comprar porque me lo mido y ¡lo quiero todo! Sin embargo, es indispensable valorar la calidad del textil. Me fijo que esté hecho a mano o elaborado de manera artesanal, en naturaleza de los tintes, en la técnica de los bordados/tejidos, en el tiempo de elaboración y en el significado de la prenda. Soy una consumidora súper preguntona.

¿Por qué crees que hay menos opciones ropa tradicional para hombres que para mujeres?

Considero que la oferta de ropa para hombres, en general, siempre ha sido mucho menor a la de las mujeres. Ahora, la oferta artesanal para hombres es muy reducida. Sólo puedo pensar en guayaberas, ponchos y gabanes. La razón, no la sé.

Kalbelia es la única marca que  conozco con mucha variedad para hombres. Tiene camisas normales y para mancuernillas, así como sacos preciosos con aplicaciones de rebozo. Incluso, tiene accesorios como carteras, fundas para celular y moñitos para traje. A mi esposo le encantan las camisas de Kalbelia y las usa para ir a la oficina aunque no sea #ViernesTradicional.

¿Qué porcentaje aproximado de tu clóset está compuesto por prendas artesanales?

Yo calculo que un 30 o 35 por ciento. Mi mamá es oaxaqueña, del Istmo de Tehuantepec, y es por eso que la mayoría de mis prendas son de distintas regiones de Oaxaca.

Cuéntanos algo de tus prendas favoritas

Aunque todas son mis favoritas, tengo algunas consentidas. La primera es mi blusa Tlahui, la original de Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca. Me costó muchísimo trabajo encontrar la que quería. Finalmente, un día que fui al mercado de la colonia, la encontré por casualidad y tenían justo mi talla. ¡Tuve mucha suerte!

sin-titulo

 

Otra de mis favoritas es esta blusa de manta que compré en una feria de textiles. Está bordada a mano en punto de cruz por una artesana, cuyo nombre no logro recordar, originaria de San Simón de la Laguna, en el Estado de México.

blusademanta
Blusa de San Simón de la Laguna, en el Estado de México.

Este vestido chiapaneco es divino, me gusta por que es muy cómodo. Se puede usar en un atuendo formal y se ve precioso, o en uno casual y también se ve encantador. Lo compré directamente con las artesanas de la Cooperativa de Tejedoras Flor de las Rosas hace unos meses.

vestido-chiapaneco

 

Esta falda Zinacanteca está en mi top 3 de prendas artesanales. Me la regaló mi esposo hace poco y es una de las prendas que más halagos han recibido. Las flores bordadas y los colores tan llamativos hacen de esta falda una pieza sin igual.

Por último, quiero compartirles una verdadera obra de arte, hecha en conjunto por Denisse Kuri y artesanos de San Pablito Pahuatlán, Puebla. Está compuesto por dos piezas: un vestido corto y una capa larga hasta el suelo. El vestido está bordado con la técnica “punta de maguey” y la capa es un deshilado.

¿Qué prenda artesanal le hace falta a tu clóset? ¿Cuál es tu deseo de compra siguiente?

¡Uy, me faltan muchas! Desde hace tiempo tengo ganas de un huipil triqui, ya sea de San Andrés Chicahuaxtla o de San Juan Copala, en Oaxaca. En mi próxima visita a Oaxaca seguro me doy la tarea de encontrarlo.

Anuncios

El hipil y el terno, vestimenta típica que enaltece a la mujer Yucateca.

Por: Carolina Medellín

dsc03297

Llevo enamorándome de las técnicas tradicionales de la península de Yucatán desde el primer momento que fui a la ciudad de Mérida. Desde ese día, quedé admirada por la belleza de la ciudad blanca, de las comunidades mayas que se despliegan en los alrededores, de su variada flora y fauna en toda la zona. Una de las cosas que más me fascinó, y que hasta la fecha me encanta admirar, es descubrir que la mayoría de las mujeres portan orgullosamente sus trajes tradicionales llamados hipiles, los cuales hacen muchas veces alusión a las bellezas naturales que tienen en sus comunidades.

Intentar abordar todas las técnicas existentes en Yucatán y Campeche, sería un recuento interminable. Para nombrar algunas de ellas, encontramos su típica joyería de filigrana de oro y plata, como: rosarios, aretes y diversas piezas que pudieran parecer bordadas con estos metales; el urdido de hamacas, técnica que cuenta con la elegante hamaca de crochet, de algodón y de la fibra vegetal de sansiviera, donde la gente actualmente sigue haciendo siestas y durmiendo en esta ergonómica pieza.

 

 

También encontramos el calado en piedras locales como: la conchuela, la crema maya y el tícul, la cual es una técnica realizada desde tiempos prehispánicos con la cual los antiguos mayas adornaban sus pirámides. Otra técnica que es importante mencionar, es el calado en cuerno, la cual se rescata gracias al uso de este material, ya que esta estaba casi extinta por la veda del carey y ahora encontramos hermosos productos como joyería, portaretratos y sillasminiatura.

SONY DSC

Como mexicana, y amante de la artesanía, considero que debemos promover, preservar y enaltecer las técnicas tradicionales de los artesanos mexicanos que enriquecen nuestra cultura al preservar este patrimonio nacional. Es importante mencionar que la artesanía, no compite con la industrialización del mundo actual, sino todo lo contrario: son productos únicos donde se deposita parte del legado de México.

Estoy convencida que la artesanía representa una actividad importante para el desarrollo socioeconómico de las comunidades indígenas y debemos buscar el rescatarlas bajo buenas condiciones de trabajo tanto para el artesano y el desarrollo del proceso de cada pieza como para el comprador llevarse una pieza única y de calidad.

El fomentar marcas o artesanos que cuenten con buenas prácticas como las que dicta el comercio justo, quien promueve lugares dignos de trabajo, precios equitativos, alta calidad en los productos y el cuidado del medio ambiente al usar las materias primas naturales en el proceso de realización de producto, constituyen un paso importante en la mejora de las condiciones de bienestar de las comunidades rurales de nuestro país.

Me adentraré en las técnicas que ha cautivado mi atención, los hipiles, los ternos y bordados de la península de Yucatán. Antiguamente se confeccionaba para uso familiar. Actualmente la elaboración de las prendas sigue rescatando la representación de flora y fauna, que embellecen no solo al hipil, sino a manteles, servilletas entre otros productos.

El hipil fue creado para las mujeres durante la cristianización de la península, pues estaban forzadas por los frailes a cubrirse el torso. Hay poca información sobre la indumentaria de esta región durante el virreinato pero podemos ver algunos ejemplos en el códice Dresde. Lo que sí sabemos es que durante el virreinato la sociedad estaba jerarquizada en castas y la ropa ayudaba a fomentar esta división. Las mestizas, parte de las castas superiores, usaban un hipil más elegante y adornado – el Terno. Esta prenda de lujo se distingue por una solapa cuadrada en el cuello, así como por el encaje que remata los bordes, y por el doble bordado inferior: uno pertenece al cuerpo de la prenda, y otro al fustán. Es bordado en tres partes, lo que genera su nombre. Para complementar el atuendo, se utiliza el tradicional rebozo, aun no siendo una prenda local y la mujer indígena usaba el hipil. Al día de hoy, esta prenda la utilizan todas las clases sociales, no solo las mujeres indígenas. Incluso, los más altos estratos socioeconómicos se enorgullecen de portar estas fantásticas prendas.

Terno yucateco.

Desde sus inicios los hipiles han sido bordados con hilos de algodón o seda, técnicas introducidas por mujeres españolas: el punto de cruz, la rejilla y el lomillo. Lo maravilloso es la armonía que se alcanzó tras la conquista. Las mujeres mayas se apropiaron de las técnicas y lograron una inmensa variedad de estilos y diseños. Estos los podemos apreciar por región a través de la variedad de colores, dibujos y técnicas. En la zona henequenera se hacen de un sólo color y con la técnica de sombreado, al sureste predominan los bordados macizos, a máquina o a mano con colores brillantes y en la región de Campeche se combina el bordado a máquina con deshilado a mano y sólo se utilizan para ceremonias o carnavales.

77d1e059dae7c1ce62ae3d44a228d6e0

Como parte del cierre quisiera contagiarlos en comprar y usar estas maravillosas prendas. Particularmente los invito a conocer la marca Taller Maya , una marca 100% yucateca que nace del proyecto de empresas sociales de la Fundación Haciendas del Mundo Maya. Taller Maya cumple con estándares internacionales de comercio justo, avalado desde 2007 por la World Fair Trade Organization. 

Los invito a conocer también el modelo de desarrollo integral comunitario de Fundación Haciendas del Mundo Maya.

 

Carolina es Gerente y Administradora del Área de Sustentabilidad del grupo de The Haciendas, y Coordinadora de Proyectos Especiales de la Fundación Haciendas del Mundo Maya. Además es Consejera de Viernes Tradicional. ¡Gracias por tu valiosa colaboración! 

Detrás de…Pablo Vázquez

Soy Pablo Vázquez Cruz, de 71 años,soy artesano talabartero y vivo en Teopisca, Chiapas, . Tengo más 40 años en este oficio, cuando tenía 30 años, mi cuñado me enseñó todo lo que sé; empecé primero a trabajar como ayudante y a través del tiempo me di cuenta que me gustaba. Cuando falleció mi cuñado, me quedé de responsable y hasta la fecha sigo trabajando y enseñando a las nuevas generaciones.

 

img_0631

 

¿Cuál es tu prenda artesanal favorita?

Las bolsas, sobre todo las que llevan detalles.

 

img_0633

 

¿Cuéntanos un poco sobre el proceso o la técnica artesanal que utilizas, cuál es el proceso, qué materiales utilizan, dónde se lleva a cabo?

 

 

En primer lugar, tenemos que tener 3 tipos de piel, piel de res, piel de puerco y piel de cabra.  Cundo ya elegimos la piel a utilizar, la cortamos, hacemos el patrón de la bolsa que queremos usar, el siguiente proceso es ponerlo en un recipiente de agua para suavizarla, y después la armamos y empezamos con los detalles. Nos podemos tardar unos 8 horas para realizar una bolsa. Si el tiempo está mal, si está lloviendo, se tardará más, y cuando pasa esto usamos carbón para secarlo, pero está técnica no nos gusta por que no seca parejo. Después le damos un brillo y realizamos el cincelado. El cincelado es para ocultar la piel que viene lastimada, si no lo hacemos, se desperdiciaría mucha piel.

¿Para ti qué significa ser artesano?

Es un oficio que está desapareciendo, significa poder ser parte del mundo aunque yo ya no esté, seré parte de la vida de muchas personas; también el saber que podré transmitirle a mis hijos o nietos mis conocimientos me hace sentir bien, mis hijos aprendieron pero no quisieron seguir el mismo oficio, pero mi nieto está retomándolo.

¿Cuáles son tus sueños, tus motivaciones, que cosas te inspiran a hacer tus piezas?  

Me inspira que mis piezas se vendan y que a la gente le guste lo que hago, que me pidan más y que me digan que las llevan a todo el mundo con ellos. Siempre pienso en cómo poder mejorarlas y cuando me sale es muy gratificante. La gente me pide cosas y yo hago lo mejor para entregarlas, es bonito cuando las personas relacionan a Chiapas con las artesanías. Eso me inspira.

 

¿Dónde vendes tus productos?

La mayoría de nuestros productos se venden en San Cristóbal de las Casas, pero tenemos compradores de toda la República.

_____

Los productos de piel, son accesorios que como dicen los papás, “duran para toda la vida”, además son un clásico atemporal que combina con todos los outfits y hay muchas variedades de modelos, tamaños y detalles. Es de los básicos para un #ViernesTradicional. Si estás buscando una bolsa o accesorio que puedas llevar a todos lados, que te dure y sea resistente para guardar todas tus cosas, te recomendamos le eches un ojo a los productos de don Pablo Vázquez través de @artleatherChiapas,  https://www.facebook.com/ArtLeatherChiapas/

 

 

Fiesta y nuevas tendencias de Zinacatán

En el corazón de Los Altos de Chiapas se encuentra Zinacantán, “Lugar de Murciélagos”. De origen tsotsil, Zinacantán es un pueblo que defiende sus tradiciones y cultura; durante las dos fiestas principales del poblado, San Lorenzo Mártir -patrono titular del lugar, del 8 al 10 de agosto y la de San Sebastián Mártir del 18 al 22 de enero, además de venerar, celebrar y reunirse, también es un evento único donde se  puede observar los cambios de tendencia en sus vestimentas. Sí, los y las zinacantecas gustan de cambiar sutil o drásticamente su moda cada 6 meses y para quienes tenemos la oportunidad de ver estos cambios de cerca, cada fecha de fiesta se marca anticipadamente en el calendario para ser testigos de esto.

Algunos datos importantes de esta fiesta:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vestimenta de fiesta 

Durante estas fechas mujeres y hombres aprovechan para realizar su confirmación, como parte de la celebración es una tradición llevar a cabo este tipo de sacramentos en colectividad; las mujeres además de usar su traje de fiesta, utilizan un velo blanco de confirmación y mientras los hombres solo portan su traje de fiesta.

Tendencias para la segunda mitad del año: 

Mujeres y hombres presumen nuevas combinaciones en los bordados de sus blusas, faldas, kotones y mochevales que aunque los colores base sufren pocas modificaciones (negros, morados), los bordados y diseños evolucionan, siempre cargados con una serie de símbolos que utilizan para expresar la riqueza que alberga su cultura y cosmovisión.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los hombres usan koton de algodón tejido en telar llamado pok’u’ul bordado con motivos de flores acompañado de un pañuelo en el caso de hombres de la tercera edad o que ocupen algún cargo. Desde hace algunos años se han comenzado a usar colores oscuros como el azul, verde y morado, que se combinan con rojos y rosas brillantes en los bordados.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anteriormente las mujeres bordaban las prendas a mano, desde la elaboración del telar hasta las flores, pero actualmente se compran los lienzos ya tejidos y bordan a máquina los motivos, esto les permite acelerar todavía más en el cambio de temporadas de moda.

Las tendencias y los cambios se realizan dentro de las familias que se dedican a los textiles,  especialmente de las comunidades de Nachig y Navenchauc.  Es cuestión de gustos adquirirlos, si la nueva combinación de colores predomina en el gusto de las familias entonces podemos decir que fue un éxito.

DSC_0005DSC_0008DSC_0067

Este año las tendencias son flores rosas, cargadas de colores y pétalos grandes. Las orillas de los mochevales van ribeteadas con formas ondulantes que en ocasiones combinan con las orillas de las faldas.

florero.jpg

La tendencia del año pasado fueron arreglos florales, donde se podían apreciar claramente la base del florero y las flores, con hojas y tallos.

Todos los domingos se instala el mercado de textiles en el centro de Zinacantán, donde las familias de bordadoras presentan sus creaciones y experimentos con  colores, tamaños y formas. Las tradiciones van cambiando y junto con ellas se van incorporando nuevas formas de vestir.

¡Ahora entendemos por qué los mercados locales y nacionales están inundados de lienzos de mochevales bordados de Zinacantán! Cambiando de ropa cada seis meses es lógico entender el deshecho y reciclaje de prendas, así como las variaciones en los precios. Un mocheval nuevo puede llegar a costar alrededor de 1000 pesos mientras que uno de segunda mano puede encontrarse hasta en 250 pesos. El turista confundido adquiere hermosos mochevales de segunda mano a veces hasta de 15 años de antigüedad y luego se encuentra con que los actuales son completamente diferentes. En cualquier caso, cada prenda que se adquiere guardará un pedazo de la historia de la moda del bello Zinacantán. 🙂

 

 

Los textiles mixes

Hace ya un año y medio de la explosión mediática sobre el plagio de la blusa de Santa María Tlahuitoltepec por parte de una diseñadora francesa, noticia que puso en la mira nacional a los mixes y su cultura. Desde entonces han estado en las noticias sea por el seguimiento del mismo escándalo, o por el árbol de Navidad de una refresquera en uno de sus pueblos y muy recientemente por ganar un juicio en contra del presidente mexicano con respecto a la falta de traducción de las reformas constitucionales en lengua mixe.

cenefa galeria kutääy
Foto: Galería Kutääy vía FB

 

Los mixes es un pueblo indígena que habita en el noreste de Oaxaca. El nombre “mixe (ayuukjä’äy)” significa: “personas que hablan el idioma de la montaña”.

“Históricamente los ayuujk jää’y o mixes se autonombran “los jamás conquistados” y desde hace años han desarrollado y practicado un movimiento intelectual interno que promueve la comunalidad como forma de vida. Todas las decisiones del pueblo, la forma de tenencia de la tierra, el trabajo (el tequio), se hacen colectivamente.”- comentó la Investigadora del Centro INAH Oaxaca, Dra. en Antropología Social, María del Carmen Castillo en entrevista para impacto textil. (https://impactotextil.wordpress.com/2015/06/17/la-blusa-de-tlahuitoltepec-vs-isabel-marant/)

 

MiMapaMixe
Fuente: jaltepecdecandayoc.mex.tl

 

En ese sentido, la comunidad mixe se ha motivado, desde el escándalo de la blusa de Tlahui, a diseñar una serie de actividades para dar a conocer su cultura de una manera más amplia. Así se comentó en conferencia de prensa en el Museo Textil de Oaxaca el año pasado, pues consideran que compartiendo y mostrando desde ellos mismos su cultura, obtendrán el respeto a su patrimonio. (https://youtu.be/7oU1w_md930)

Platicamos con Efraín Martínez Miranda, representante en Oaxaca de la organización Región, dedicada ha impulsar a emprendedores, productores y artesanos en comunidades rurales a gestionar sus proyectos sociales, económicos, y culturales. En el tiempo que Región a estado operando en este Estado, Efraín ha tenido la oportunidad de colaborar con artesanos mixes y comenta que “a raíz del problema con la blusa de Tlahui, también conviene hablar de los aspectos positivos. En el tiempo posterior al escándalo ha aumentado al doble la producción de textiles en la comunidad generando empleos e interés en recuperar sus talleres para la elaboración de textiles. Además, han surgido innovaciones como las camisas de hombre, que normalmente no se hacían y que también muestran el simbolismo mixe que comúnmente es portado en las blusas de las mujeres.”

“Es importante mencionar que las blusas y camisas con bordados de maguey, flores, serpiente, montañas, etc. ahora conocidos por la blusa de Tlahui, no son la única representación textil de los mixes”, comenta Efraín,  “entre la gran variedad de piezas están también los gabanes y morrales de lana en colores naturales hechos en telar de pedal o cintura; los rebozos de algodón elaborados igualmente en telar de pedal, teñidos naturalmente con añil, pericón, palo de águila, grana cochinilla, plátano, entre otras cosas que, con los finos repacejos, hacen que los textiles luzcan elegantes y con textura suave.” http://www.regionmx.org (Pueden encontrar un catálogo más extenso de los productos que ha desarrollado Región con artesanos mixes a través de su página web o Facebook).

Son varios los grupos, colectivos y proyectos mixes que se hacen presentes en el mundo virtual. En nuestra búsqueda de información nos topamos con el portal de noticias www.xuumy.com que hace un gran papel en comunicar en idioma español sobre eventos, entrevistas, y cualquier novedad que esté sucediendo en la región mixe de Oaxaca. A través de ellos nos enteramos del nuevo tour cultural en la zona. “”El Corazón del Pueblo Ayuujk” (que abarca Santa María Tlahuitoltepec, Tamazulapam del Espíritu Santo, Totontepec Villa de Morelos, San Miguel Quetzaltepec, y Santa María Huitepec) es una experiencia única que permite conocer, por primera vez, los majestuosos paisajes montañosos, su gastronomía y sus ritos ancestrales de la mano de sus protagonistas, en un espacio hasta ahora inédito en el escenario turístico de México,” explicó Honorio Alcántara, presidente de la Unión Turística Nación Mixe. (http://www.xuumy.com/presentan-a-la-sierra-mixe-como-un-atractivo-turistico/).

Durante el evento de presentación de esta iniciativa turística se presentó un desfile de trajes tradicionales de algunos municipios mixes. Un compendio genial de huipiles, faldones, enredos, rebozos, gabanes, fajillas y blusas bordadas que dejan ver la diversidad de su patrimonio textil. (Fotos: http://www.xuumy.com)

 

Otro de los grandes eventos anunciados a través del portal http://www.xuumy.com es el concierto “Sones de Tierra y nube” con la Banda Filarmónica del Centro de Capacitación y Desarrollo de la Cultura Mixe (Cecam) de Santa MaríaTlahuitoltepec en la Ciudad de México, mismo que servirá de recaudación para beneficio de la escuela de música local. Acompañando al concierto Susana Harp ha organizado una interesante dinámica que estaremos acompañando desde Viernes Tradicional.

 

1,2,3 por Tlahuitoltepec

La cita es el mismo sábado 3 de julio a las 3 pm (previo al concierto) en el Hemiciclo a Juárez de la Alameda Central portando una blusa bordada de Santa María Tlahuitoltepec. Susana sugiere el Museo de Culturas Populares o el Mercado Independencia como puntos de venta. Nosotros sugerimos Región ó Galería Kutääy, ambos localizables en Facebook y con envíos a domicilio. El chiste es presentarse en este espacio para tomar una fotografía masiva con blusas auténticas de Tlahui. La fotógrafa invitada es Blanca Charolet y si vives fuera de la Ciudad de México o simplemente no puedes asistir al evento, sube tu foto en nuestro muro de FB, o a través de tu twitter o instagram con #ViernesTradicional y nosotros la llevamos impresa para ese día. 🙂

Conozcamos y usemos los textiles mixes, démosles visibilidad y seamos parte de su causa.

Viernes Tradicional es una iniciativa sin fines de lucro que promueve el conocimiento y uso de prendas hechas por artesanos mexicanos, administrada por la organización Impacto desde San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. Para mayores informes: viernestradicional@impacto.org.mx

LOS TRADS: ITZEL GÓMEZ PÉREZ

Bordados de Aguacatenango, Chiapas
Blusa de manta de algodón con bordados de Aguacatenango, Chiapas.

¿Quién eres? ¿Qué haces?

Soy Itzel Gómez Pérez, soy ama de casa y tengo un salón de fiestas.

¿De dónde eres?

Soy de Pachuca, Hidalgo.

Taak... bordados hidalgo
Una increíble pieza del proyecto artesanal Taak, mascada de lana con bordados en punto de cruz hechos por artesanas del Estado de Hidalgo. 

¿Por qué te gusta la ropa artesanal?

Desde hace muchos años me gusta la ropa artesanal, se me hacen obras de arte y piezas únicas ya que nunca encontrarás una igual a otra.

Cuéntanos de tus prendas favoritas. ¿De dónde son? ¿Cómo las usas?

Son dos: la primera es una blusa bordada de cuando fui a conocer Mérida, y la segunda es una blusa bordada por artesanas hidalguenses, que compre en Huasca. Las he usado con jeans, con pantalones de vestir y hasta con falda. Me encanta ir descubriendo ropa nueva y donde menos te imaginas encuentras algo súper lindo.

zinacantan
Quexquémetl de algodón hecho en telar de cintura en Zinacantán, Chiapas para Fábrica Social.

¿Dónde consigues ropa artesanal?

Compro mi ropa de preferencia directamente con los artesanos y sino en lugares establecidos, por ejemplo Fabrica Social.

 

hidalgo02
Blusa con aplicación de bordado hecho por artesanas de Hidalgo para Fábrica Social.

 

LOS TRADS: MARIANA GONZÁLEZ SARAVIA

¿Quién eres? ¿A qué te dedicas?

Mi nombre es Mariana González Saravia Peña. Soy Gestora Cultural en el Área de Arte Popular en Fomento Cultural Banamex.

¿Dónde vives?

Vivo en la Ciudad de México en la Colonia Cuauhtémoc.

04
Ando de presumida con mi nueva adquisición, es un Tomicotón de Hueyapan, Puebla. Está hecho de lana con tintes naturales, bordado a mano y tejido en telar de pedal. Esta prenda fue rescatada por la Maestra María Cecilia Lino quien escuchaba de su abuela cómo era que vestían sus antecesores. El proceso de elaboración consta alrededor de 25 días.

¿Por qué te gusta la ropa tradicional?

Me gusta la ropa tradicional porque representa la cultura de un pueblo, me gusta que tenga símbolos con contenido histórico y cosmología antigua. Me gusta también saber que está hecha por gente que busque preservar su tradición y que se resiste a la industrialización porque, el tiempo que tardan para conseguir los materiales y para su elaboración es tiempo invertido en la ropa y pero también en lo inmaterial; invierten el tiempo en hacer objetos que permanecen en la historia.

El valor de la prenda es estético y al mismo tiempo tiene un valor histórico y cultural. Las prendas tradicionales reflejan la dignidad humana y la capacidad del artesano de lograr lo que se propone, creando así hermosas obras de arte.

07
Un diseño moderno con bordados tradicionales de la maestra artesana Elida, hija de Porfiria, una de las fundadoras de la cooperativa La Flor de Xochistlahuaca, los tintes son naturales y el bordado simboliza la planta de la flor de calabaza. Fue tejido en telar de cintura con la técnica de deshilado con las manos de una mujer muy valiosa. Para montar el telar de cintura se tardan un día completo, para aprender a tejer con él, tardan toda la vida.

¿Cómo te gusta combinar/ usar la ropa tradicional?

Me gusta combinar blusas, faldas o cualquier textil que estén bien bordados, a mano y muy detallados, aunque sean pequeños, con ropa moderna lisa, pantalones negros , blusas oscuras sin estampados para que resalte más la parte tradicional.

06
Rebozo con aplicación de plumas de la región purépecha de Michoacán.

Cuéntanos sobre tus prendas artesanales favoritas. 

Mis prendas favoritas son los huipiles de Xochistlahuaca, Guerrero, principalmente el trabajo de la bordadora (q.e.p.d) Florentina Lopez de Jesús, los bordados en lana de Manuela Cecilia Lino y los textiles del Itsmo de Tehuantepec. De joyería me gusta el arte Wixarica y lo tallado en ámbar y jade.
Me gusta también el trabajo de las maestras de Pinotepa de Don Diego, Oaxaca y los tenangos de Hidalgo.

05
Uno de mis textiles favoritos son los de Xochistlahuaca, Guerrero. La maestra artesana Elida Alicia hizo el favor de explicarme que el coyuchi (algodón verde) es cultivado y trabajado por ella, y que tardan varios días en procesarlo para convertirlo en hilos que luego tiñen con hoja de almendra, con añil, hoja verde y un fruto local llamado taihvé para dar los colores amarillo, azul, verde y rojo. Dice que experimenta con lo que hay en su entorno y si le pinta la mano y no se quita en unos días, puede ser un buen pigmento para textiles. Para montar el telar de cintura tarda todo un día y como un mes y medio para terminar el tradicional huipil. Todavía sigo sin entender por qué los diseñadores cobran tanto por ropa industrializada y por qué nosotros pagamos más por ésta. Dignifiquemos el trabajo de las maestros y los maestros artesanos que sobreviven con su arte y que resisten con el conocimiento de técnicas antiguas.

Mis redes sociales son:

FB:Maris Cos
twitter: @medicenmaris
Instagram: @mariscuis