El clóset de.. Ilse Neri Mijangos

Soy Ilse, una mexicana entusiasta, risueña, viajera, eufórica, a veces obstinada, amante de la cocina, de los idiomas, de la música y por supuesto, de los textiles tradicionales.

Me encanta bailar salsa, aprender de todo, visitar sitios nuevos, probar comidas desconocidas… soy incansable.

image3.JPG

 

¿Dónde vives?

Vivo en la Ciudad de México

¿A qué te dedicas?

Soy internacionalista en la Dirección General de Relaciones Internacionales de la SEP. En la DGRI, nuestra misión es promover la cooperación y el intercambio científico, educativo, cultural, técnico y artístico entre México y otros países.

¿Por qué te gusta la ropa tradicional?

La ropa tradicional es parte fundamental de mi identidad como mexicana. Cada que veo una prenda que no conozco, la investigo por todos lados; pregunto a los artesanos o a los vendedores hasta que llego a los orígenes del textil.

Es por eso que me gusta, porque me genera una fascinación por saber quiénes la elaboran y por qué, en qué regiones de México, qué técnicas emplean para su elaboración, cuánto tiempo toma hacer una prenda, cuánto tiempo llevan haciéndola y usándola, si la usan cotidianamente o si es una prenda de gala. En conjunto, usar la prenda y el conocimiento que adquiero, me hacen sentir más cerca de las raíces de mi tierra, más cerca de México.

Además, me encanta que cuando alguien me pregunta acerca de alguna prenda, puedo platicarle la historia, los usos y las costumbres del sitio donde fue elaborada.

¿Cómo consigues estas prendas? ¿Dónde?

En realidad, he adquirido mi ropa tradicional por todos lados: en ferias o exposiciones, en bazares, por internet, en showrooms de diseñadores, hasta en el mercado de la colonia.

Mi recomendación es comprar directamente con los artesanos o a través de cooperativas. Hay también marcas y diseñadores que trabajan conjuntamente con artesanos y bordadores. Siempre me aseguro que sea comercio justo.

En cuanto a marcas, mis preferidas son: Kalbelia, REGIÓN, Denisse Kuri, Juan Manuel Bautista, Fábrica Social e Hilo de Nube. Todas son muy distintas y tienen cosas fantásticas, verdaderas obras de arte.

¿Cuáles son tus criterios de selección para prendas artesanales?

La verdad es muy difícil a la hora de comprar porque me lo mido y ¡lo quiero todo! Sin embargo, es indispensable valorar la calidad del textil. Me fijo que esté hecho a mano o elaborado de manera artesanal, en naturaleza de los tintes, en la técnica de los bordados/tejidos, en el tiempo de elaboración y en el significado de la prenda. Soy una consumidora súper preguntona.

¿Por qué crees que hay menos opciones ropa tradicional para hombres que para mujeres?

Considero que la oferta de ropa para hombres, en general, siempre ha sido mucho menor a la de las mujeres. Ahora, la oferta artesanal para hombres es muy reducida. Sólo puedo pensar en guayaberas, ponchos y gabanes. La razón, no la sé.

Kalbelia es la única marca que  conozco con mucha variedad para hombres. Tiene camisas normales y para mancuernillas, así como sacos preciosos con aplicaciones de rebozo. Incluso, tiene accesorios como carteras, fundas para celular y moñitos para traje. A mi esposo le encantan las camisas de Kalbelia y las usa para ir a la oficina aunque no sea #ViernesTradicional.

¿Qué porcentaje aproximado de tu clóset está compuesto por prendas artesanales?

Yo calculo que un 30 o 35 por ciento. Mi mamá es oaxaqueña, del Istmo de Tehuantepec, y es por eso que la mayoría de mis prendas son de distintas regiones de Oaxaca.

Cuéntanos algo de tus prendas favoritas

Aunque todas son mis favoritas, tengo algunas consentidas. La primera es mi blusa Tlahui, la original de Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca. Me costó muchísimo trabajo encontrar la que quería. Finalmente, un día que fui al mercado de la colonia, la encontré por casualidad y tenían justo mi talla. ¡Tuve mucha suerte!

sin-titulo

 

Otra de mis favoritas es esta blusa de manta que compré en una feria de textiles. Está bordada a mano en punto de cruz por una artesana, cuyo nombre no logro recordar, originaria de San Simón de la Laguna, en el Estado de México.

blusademanta
Blusa de San Simón de la Laguna, en el Estado de México.

Este vestido chiapaneco es divino, me gusta por que es muy cómodo. Se puede usar en un atuendo formal y se ve precioso, o en uno casual y también se ve encantador. Lo compré directamente con las artesanas de la Cooperativa de Tejedoras Flor de las Rosas hace unos meses.

vestido-chiapaneco

 

Esta falda Zinacanteca está en mi top 3 de prendas artesanales. Me la regaló mi esposo hace poco y es una de las prendas que más halagos han recibido. Las flores bordadas y los colores tan llamativos hacen de esta falda una pieza sin igual.

Por último, quiero compartirles una verdadera obra de arte, hecha en conjunto por Denisse Kuri y artesanos de San Pablito Pahuatlán, Puebla. Está compuesto por dos piezas: un vestido corto y una capa larga hasta el suelo. El vestido está bordado con la técnica “punta de maguey” y la capa es un deshilado.

¿Qué prenda artesanal le hace falta a tu clóset? ¿Cuál es tu deseo de compra siguiente?

¡Uy, me faltan muchas! Desde hace tiempo tengo ganas de un huipil triqui, ya sea de San Andrés Chicahuaxtla o de San Juan Copala, en Oaxaca. En mi próxima visita a Oaxaca seguro me doy la tarea de encontrarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s